A cuatro semanas del Ironman



SUGERENCIAS

A cuatro semanas del Ironman

   ·    0 comentarios

Mucho se ha escrito sobre las carreras, de cómo en cada particular situación, cada uno se esfuerza para llegar a ese objetivo que sueña conseguir.

Mi cabeza lleva un año volcada en una solo meta y esa es participar en el IM de Austria de 2016. Año de sacrificio, esfuerzo pero sobre todo ilusión por participar en una competición tan espectacular. Tenía la idea de, a 4 semanas vista, presentar mi situación y ganas por poder darlo todo contando el camino tan bonito que estaba viviendo.

13240016_10156833154910577_6402437204932456309_n

Muchos kilómetros acumulaban mis piernas pero la sensación cada día era de querer más y más. Este lunes comenzaba la cuenta atrás; 2 semanas de carga máxima y 2 de descanso. Si me hacía con ellas ya estaba todo hecho, me iba preparado para el gran día.

Estoy rodeado, para mí, de la mejor compañía que cualquier triatleta quisiera tener, entre nosotros nos llamamos “Riders” y para mí son ya una parte muy importante de mi vida. Si no recuerdo mal llevo 3 años con ellos y han sido indescriptibles. No solo son auténticos cracks en lo que hacen, son amigos de verdad y cada uno brilla por sus cualidades. Su experiencia me ha ayudado a aprender y a querer mejorar cada día. Solo decir que al día siguiente de conocerlos quería hacer mi primer IM, porque todo lo que contaban al respecto era lo más parecido a un superhéroe. No tardaron en frenarme los pies y hacerme comprender que no es algo que se haga de un mes para otro y menos a su nivel. Ahí entendí lo que se conoce como “el camino”, lo más duro para alcanzar este objetivo y, casi sin darme cuenta, me encontré en él disfrutándolo cada segundo.

Un camino largo y difícil, pero no imposible y menos con el apoyo de todos los que te rodean. Un entrenador sublime, que se convierte en tu segunda novia y tiene el enorme mérito de hacerte creer y prepararte para una aventura tan dura. Amigos que saben a qué te enfrentas y no te dejan darte por vencido en ningún momento y amigos que te ven metido en un traje que no te deja respirar pero a medida que pasa el tiempo, se dan cuenta a qué te enfrentas y son otra carga extra de energía positiva. La familia tampoco entiende muy bien tu reto, pero fácil no pinta y el apoyo es incondicional. Luego queda tu madre, que siempre lo sabe todo, aunque desconoce un poco como será ese día que para ti es tan especial, pero ve en tus ojos el vuelco que ha dado tu vida por alcanzar el reto y ser otro superhéroe más.

Tan cerca de la prueba tu cabeza da mil vueltas, piensas mil cosas y en la cercanía de ese gran día. Sabes que lo vas a conseguir porque has hecho los deberes y aunque sigan saliendo obstáculos vas a levantar la cabeza en esa meta y oír como el speaker junta tu nombre con esa frase tan famosa.

Lo que no esperaba era un bache tan grande por el camino que me impidiera por completo participar el día 26 en esta prueba que llevaba tanto tiempo preparándome. El martes, como uno de muchos, monté con mis “riders” y la mala suerte se quiso cruzar conmigo. Salí despedido de mi bici rompiéndome la clavícula e hiriéndome bastantes partes del cuerpo. Allí me quede, tendido en el suelo casi 2 horas, solo pensando que no me iba a Klagenfurt y que ese día tan esperado desaparecía.IMG_4640

Era triste pensar que no iba a estar en esa línea de meta pero, como he aprendido hace mucho, las cosas pasan por algo y tal vez no tenía que ser esta vez. Simplemente el camino se alarga y me hará
más fuerte para enfrentarme a ese día tan especial. Todo el mundo se ha preocupado por mi y te das cuenta de lo realmente afortunado que eres. Así que esto no termina. Pronto me apuntaré a mi primer y no último Ironman.

Seguro que habrá situaciones mucho peores que la mía. Lo mío puede ser un “simple revolcón” comparativamente, pero creo que nadie tiene que frenar un sueño por largo y complicado que sea. Si algo te hace feliz hay que luchar por ello y yo lo voy hacer.

Gracias a todos por vuestro apoyo,

Un futuro IM